Bam_5to
¿ES REALMENTE TAN DIFICIL ENSEÑAR A CALCULAR?
Autor: MsC José E. Bermúdez Brito

Para poder responder a esta interrogante presentamos este trabajo que va dirigido a ofrecer una alternativa metodológica encaminada al proceso de enseñanza aprendizaje del cálculo con números naturales con énfasis en la sustracción y la división, las operaciones de mayor dificultad.

A partir de las dificultades, su posible origen, tanto teórico como práctico, se estructura un procedimiento de carácter metodológico que va desde la etapa de adquisición hasta la de fijación, apoyado en la utilización de medios de enseñanza y juegos didácticos.

Desde nuestra experiencia, la observación y análisis de un gran número de clases de estos contenidos, la tutoría de trabajo de curso, diplomas y tesis de maestría, se ha demostrado que el lograr de las habilidades de calculo escrito en los escolares del primer ciclo no es un problema difícil y que los niños que cursan estos grados están preparados para desarrollar esta habilidad, aunque es necesario mejorar la dirección del proceso docente con relación al cumplimiento de los requisitos y exigencias a tener en cuenta en las clases donde hay que elaborar y fijar sucesiones de indicaciones con carácter algorítmico, teniendo en cuenta la utilización de métodos y procedimientos adecuados, así como una exquisita graduación de dificultades y una atención sistemática y bien organizada a las diferencias individuales, pues las habilidades no se desarrollan al mismo ritmo y velocidad en todos los individuos.

Para lograr lo anterior es muy importante analizar detenidamente si el trabajo metodológico que se orienta para el tratamiento de los procedimientos escritos, esta en correspondencia con el que se ha venido trabajando en los dos primeros grados con relación al cumplimiento de las fases y etapas de la teoría de la formación de acciones mentales.

Es aquí precisamente donde consideramos que nos falla el proceso y para ellos vamos a recordar algunos aspectos fundamentales que aún no se han resuelto al nivel que esperamos.

Comencemos, primeramente, el dominio del Sistema de Numeración Decimal por parte del escolar, aunque ha mejorado, aún presenta dificultades, y esto es fundamental para comprender los procedimientos de calculo con números naturales y erradicar las dificultades en las situaciones que presentan más problemas como es el sobrepaso, la multiplicación por números con ceros intermedios, los ceros en el cociente cuando se esta dividiendo, entre otras.

Junto a esto, los pasos del proceso de solución de cada una de las operaciones, son, como dijimos, sucesiones de indicaciones con carácter algorítmico y sobre esto nos preguntamos: ¿Está concebido en nuestros libros de texto y orientaciones metodológicas el cumpliendo de todas las fases y etapas del proceso de formación de acciones mentales.

Antes de adentrarnos en el tema vamos a recordar cuales son estas:

Fase de orientación.
- Aseguramiento de las condiciones previas

Necesario su cumplimiento para tener a la disposición los conocimientos, capacidades y habilidades necesarios que el alumno debe tener fijado de contenidos anteriores que le servirán de base para comprender los nuevos conocimientos.
- Logro de una base de orientación completa

Para lograr esta es imprescindible que los alumnos conozcan:

a) El objetivo de la acción.

b) El objeto de la acción y sus propiedades.

c) Una sucesión de pasos para la acción, la que se debe tratar de elaborar con la participación activa del estudiante, y de la manera más independiente posible.

d) Las posibilidades de control del resultado de la acción. Aspecto fundamental para lograr el desarrollo de un pensamiento critico.

Para la calidad de la base de orientación son decisivos: la forma de elaboración, el grado de integridad y el grado de generalidad

Fase de la formación de la acción y del control.

-La acción en forma material o materializada
La acción se tiene que realizar, primeramente, como una acción externa, la que se realiza con objetos y cuando esto no es posible o no es apropiado, con modelos o esquemas (acción materializada).

Esta acción externa se debe dirigir con ayuda de la fijación por escrito de las condiciones de la orientación, para que ésta transcurra adecuadamente con vista al modelo interno que se debe crear.

Ya en esta etapa, los alumnos tienen que realizar un amplio trabajo verbal. La acción en forma material o materializada tiene que abarcar un amplio lugar en la formación de acciones mentales.

- Acción en forma del lenguaje externo

En esta etapa el lenguaje se tiene que convertir en portador continuo del transcurso de la acción. Por esto no se trabaja más con objetos o con materiales que contengan la base de orientación. Naturalmente, que la base de orientación ya lograda, también es base de la acción.

En esta etapa no es importante el logro de un resultado correcto solamente, sino que la acción también se tiene que desarrollar correctamente desde el punto de vista de la verbalización y de la integridad, para que el alumno que habla y los que le prestan atención, se familiaricen con ello.

Cuando esta etapa se abandona muy rápido, repercute desfavorablemente en la calidad del resultado de la enseñanza.

La acción en la etapa de la acción en forma material o materializada y el inicio de la etapa de acción en forma de lenguaje externo, se tiene que desdoblar ampliamente. De ese modo se posibilita a los alumnos que realicen la acción en sus pasos parciales y así, asimilen aún más su transcurso lógico. El maestro con esta forma de trabajo puede observar, comprobar e influenciar positivamente en el transcurso de la acción, en el caso requerido.

La acción tiene que simplificarse o reducirse paso a paso en esta etapa (pero no muy temprano) para posibilitar una automatización rápida.
-La acción en forma del lenguaje externo para sí

La acción en esta etapa es un hablar en voz baja acerca del proceso. La acción del lenguaje se transforma, de medio de comunicación, en medio de pensamiento. El alumno reproduce para sí mismo las condiciones esenciales de la acción (el objeto de la acción, su transcurso, la posibilidad de control).

El maestro puede hacer algunas preguntas de control con el fin de garantizar el transcurso correcto de la acción de los alumnos. Sus preguntas se refieren a los resultados intermedios, en determinadas acciones parciales, o en la posibilidad de comprobar los resultados.

Estas preguntas las pueden hacer antes o después del trabajo individual, el cual puede plantearse a todos o a un alumno en particular.
Es característica de esta etapa la reducción continua del desarrollo de la acción.
- La acción en forma de lenguaje interno

El lenguaje externo se transforma, poco a poco, en el interno. En esta etapa se realiza toda la acción en el plano interno, es decir, mentalmente.
Es característico de la acción en forma de lenguaje interno, el hecho de que esta transcurre automáticamente y en lo esencial fuera de los límites de la propia observación. El alumno comunica solo el resultado final, con lo cual se puede controlar.

El proceso de interiorización concluye con esta forma de acción y su resultado es una acción mental automatizada, reducida y generalizada.

Fase de la aplicación

La aplicación se efectúa mediante la solución de ejercicios complejos y variados desde el punto de vista de su contenido, así como, mediante la elaboración y consolidación dé la nueva materia de enseñanza.



Comentarios


Deja un comentario