Tamaño letra:
Tarea_padresSon muchas las nociones matemáticas que se presentan en el lenguaje cotidiano que rodea al niño desde que nace. Es por ello que podemos afirmar que las palabras que expresan estas nociones son aprendidas por los pequeños junto al resto del lenguaje, casi sin darnos cuenta.

Pensemos, por solo poner un ejemplo, que continuamente comentamos sobre su peso, su estatura, cantidad de alimento que debe ingerir, etc.

Las matemáticas no son algo ajeno al entorno familiar, ni algo que comienza cuando el niño empieza a ir a la escuela.

El niño primeramente oye, y más adelante en sus propios juegos habla de números, compara cantidades,  agrupa y separa objetos, ordena, mide y resuelve pequeños problemas de suma, resta y reparto.

Los padres pueden guiarlos en estos primeros pasos con las relaciones matemáticas, para ello le brindamos algunos consejos.

Reflexione  sobre las siguientes acciones de las matemáticas que podemos poner en práctica en el entorno social cotidiano del niño.

  • Contar

Esta actividad  siempre debe hacerse con objetos de la misma especie aunque estos no sean idénticos, por ejemplo en casa contar  juguetes, dedos de una mano, patas de un mueble, adornos, frijoles; si vamos de paseo podemos sugerir el conteo de autos, ómnibus, señales de tránsito, flores animales. Aquí el padre debe estar alerta que el niño cuente en orden, sin saltar ni repetir ningún número.

  •  Comparar

La comparación la podemos establecer con situaciones donde utilicemos frases dame más, échame menos, tan grande como, un poquito menos, más que, por ejemplo:

• ¿Quieres un poquito más de dulce?

• El perro tiene dos patas más que el gallo.

• La cazuela de los frijoles es más grande que la del arroz.

• Tu camita es más chiquita que la de tu hermanito. 


Estas y otras situaciones relacionadas con las matemáticas las tiene a su alcance, solo tiene que identificarlas.