DSC04919

La familia, la escuela y la formación de nuevas generaciones

Autora: MSc. Maritza Rodríguez Valdés


En otros tiempos, la familia tenía la necesidad de enseñar a los hijos cómo comportarse dentro de la sociedad, de darle una formación en valores que les guiarían durante toda su vida, se ocupaba del desarrollo de la personalidad y afectividad del niño.

En los momentos actuales la familia ha delegado su función socializadora sobre otras instituciones, sin prever que la familia es el lugar donde el niño aprende a vivir en comunidad con actitudes de respeto, servicio, fraternidad y afecto, y esto es insustituible. Todo lo que ha traído como consecuencia que la escuela se establezca como un elemento educador, la transmisión de valores y la preparación de los alumnos desde un punto de vista integral, como personas que han de afrontar, en un futuro, todos los condicionantes de la vida adulta, por lo que los docentes no pueden solo impartir conocimientos y desarrollar roles y habilidades.

Cuando la familia no se involucra, ni participa en la educación de sus hijos, desmotiva tanto al maestro como a los alumnos en su interés por obtener logros en el proceso de enseñanza – aprendizaje.

De todo lo planteado, debemos alertar en la necesidad imperiosa de aunar los esfuerzos por lograr la cohesión entre la familia y la escuela, retomando el respeto mutuo y la colaboración ineludible para el logro exitoso de la formación integral de la personalidad en las nuevas generaciones.

No debemos olvidar que la función educativa de la familia es fundamental, la familia es la única institución social que está presente en todas las civilizaciones y la más elemental de todas. Es reconocida como la unidad básica de cualquier sociedad. Es una fuente primordial del sentido de la vida.

BIBLIOGRAFÍA

• Escolano, A. (1997). El profesor del futuro. Entre la tradición y los nuevos escenarios. Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 29, 111-115

• Fínez Silva, M. La familia como agente educador.

• Arís Redó, N. (2008). Familia y escuela: dos agentes socializadores que deben ir a una.



Comentarios


Deja un comentario